ESTUFAS DE LEÑA RIKA

La estufa de leña estimula todos los sentidos, desde la forma de llama natural hasta los típicos chasquidos y crepitaciones de los leños. La estufa no sólo proporciona calor, sino que también crea un ambiente muy especial.

Las estufas de leña de RIKA destacan por calidad máxima, tecnología líder en el mercado y diseño descollante. Usted puede elegir entre 27 modelos diferentes y numerosas versiones. Nuestros asesores de estufas seguro que encuentran la estufa de leña adecuada para usted.

Encuentre la estufa de leña

RIKA Asesor estufas de leña

Encuentre la estufa idónea para usted

Capacidad
Todos
Masa de almacenamiento
Todos
Independiente de la temperatura ambiente

Estufas de leña de RIKA

RIKA ofrece una gran variedad de diferentes estufas de leña, desde modelos tradicionales hasta modelos modernos, de forma que pueden satisfacer cualquier deseo.

Numerosas posibilidades de adaptación

En función del modelo, la estructura de acero de la estufa de leña puede envolverse con diferentes revestimientos de piedra natural.

Otras versiones

  • Zócalo (modelo LOOK)
  • Compartimentos de almacenamiento de leña
  • Vitrocerámica (modelo X-Cook)
  • Compartimento de horno integrado (modelo X-BACK)

Aspectos que debe conocer sobre las estufas de leña

Leña como combustible

Las estufas de leña se calientan con leños, los cuales tienen que reponerse manualmente. Como combustible es adecuada la madera de árboles de fronda y madera de coníferas.

El consumo de leña depende de la potencia calorífica deseada, del tamaño de la habitación y naturalmente también de la calidad de la leña utilizada.

Si la estufa de leña se utiliza regularmente, para la leña necesaria también ha de tenerse en cuenta un lugar de almacenamiento adecuado. Los leños secos tienen un mayor poder calorífico, y por ello, un requisito importante es un lugar de almacenamiento seco pero bien ventilado. Para ello son adecuadas p. ej. marquesinas con radiación solar apropiada.

La madera nueva debería almacenarse durante aproximadamente dos años antes de utilizarse como leña, pues la madera recién cortada tiene un contenido de agua muy alto, y por tanto, un poder calorífico bajo. La madera despide humedad durante su almacenamiento, y por ello, los leños deberían aplanarse sueltos y tener una distancia adecuada con el suelo, el techo y las paredes.

La cantidad diaria de leña debe encontrarse en la vivienda el día anterior, para que la madera pueda secarse. 

Suministro de aire

La estufa tiene que recibir aire fresco regularmente para que funcione y genere calor.

  • En una estufa que dependa del aire ambiental, el aire se obtiene del mismo lugar donde se encuentre la estufa.
  • En una estufa que no dependa del aire ambiental, el aire se introduce desde un conducto del exterior.

El suministro de aire externo se recomienda sobre todo si la ventilación de la vivienda, la campana extractora de humos y la estufa de leña funcionan conjuntamente, para evitar depresión.

Tamaño de la habitación

En la elección de la estufa de leña adecuada, el tamaño de la habitación juega naturalmente un papel importante. Cuanto mayor sea la habitación que deba calentarse, mayor será también la potencia calorífica necesaria.

Otro factor importante es el aislamiento. Dependiendo del tamaño de la habitación y del aislamiento de la vivienda, la misma estufa puede calentar una habitación mayor (con buen aislamiento) o menor (con mal aislamiento).

Masa de la estufa

Las estufas de leña irradian la energía térmica generada mediante calor por convección y radiación.

En el calor por convección se calienta aire frío que sube después rápidamente hasta el techo de la habitación, mientras que el calor por radiación resulta de la irradiación uniforme de rayos de calor: al contrario que en el calor por convección, el aire no se calienta, sino la estructura que absorbe los rayos. Con ello, el calor por radiación garantiza una temperatura ambiente uniforme y un clima ambiental agradable.

Para el porcentaje del calor por radiación es determinante la masa de la estufa, la cual se indica en kilogramos, y garantiza que la estufa almacene e irradie calor aunque el fuego ya se haya extinguido. 

El porcentaje del calor por radiación puede aumentarse utilizando revestimientos de piedra natural.

Sin olores

Ventajas de las estufas de leña

Las estufas de leña destacan por irradiación de calor rápida, calor por radiación agradable y diseño compacto.

  • Calor agradable
  • Ambiente
  • Calentar ecológicamente
  • Ahorro espacial
  • Flexibilidad
aprender más

Ventajas en detalle

 

Calor agradable: las estufas de leña pueden calentarse rápidamente, y por tanto, inundan la habitación al instante con un calor por radiación agradable.

Ambiente: gracias a la forma armoniosa de la llama y a las típicas crepitaciones de los leños se crea en la habitación un ambiente agradable. Las estufas de leña son mucho más que una mera calefacción.

Calentar ecológicamente: gracias al uso de la materia prima renovable que constituye la madera, las estufas de leña pueden funcionar con CO2 neutro. Con la regulación automática de combustión RIKATRONIC puede lograrse un ahorro de combustible de hasta el 50% (en comparación con un funcionamiento manual inadecuado).

Ahorro espacial: al contrario que las estufas de cerámica o las chimeneas de ladrillo, las estufas de leña requieren mucho menos espacio, y pueden instalarse además con rapidez y facilidad.

Flexibilidad: Gracias a su fácil montaje y desmontaje, las estufas de leña también son adecuadas para viviendas donde no pueda instalarse ningún fuego permanente, como p. ej. una estufa de cerámica.